Acceder



Categories » ‘Leyes de Prolongo’

El impuesto sobre los tontos

agosto 5th, 2011 by

Decía Oscar Wilde que la casualidad es la ley de los tontos, también dijo (supongo que como corolario a tan acertada aseveración) que la lotería es el impuesto sobre los tontos. Pareciera que tan ilustre literato la tuviera tomada con los tontos, quizá porque consideraba que los más tontos eran quienes en aquellos últimos años de la época victoriana con su mentalidad retrógrada la tenían tomada con los homosexuales, entre los que él se encontraba, y que eran tratados como apestados en una sociedad en la que se podía denunciar la sodomía (acusación de la que tuvo que defenderse y perdió, siendo condenado a trabajos forzados). Como siempre, me desvío del objeto del post. Retomo el asunto.

“Panem et circenses” un éxito de la democracia

julio 8th, 2011 by

El día 15 de agosto se celebra la Assumptio Beatæ Mariæ Virginis (Asunción de la bienaventurada Virgen María), Madre de nuestro Dios y Señor Jesucristo, que, acabado el curso de su vida en la tierra, fue elevada en cuerpo y alma a la gloria de los cielos. Eso de que un muerto, o muerta, suba al cielo arrastrando su cuerpo junto con su alma es algo tan digno de admiración que esta festividad religiosa (de las Iglesias católica y ortodoxa) se ha convertido en España en fiesta nacional, y eso a pesar de que somos un Estado aconfesional. Además, son multitud los municipios que hacen coincidir este santificado día con su semana grande (o feria, o fiesta mayor o como quieran llamarla).

Ley del Fracaso Tecnológico

junio 17th, 2011 by

El éxito en la creación de un producto o prestación de un servicio no depende exclusivamente del esfuerzo personal que se le ha dedicado, tampoco del trabajo en equipo, ni de las técnicas utilizadas en el desarrollo, ni del método aplicado en el proyecto, ni de las herramientas usadas… ni siquiera depende de todo a la vez. El éxito depende, a veces, de las veleidades de los clientes a los que va dirigido, que a veces pasan desapercibido a los previos estudios de mercado. Y esto es especialmente evidente en el ámbito de las tecnologías.

La infomierda (un pequeño caso de éxito)

junio 15th, 2011 by

En el Ente Público en el que trabajo decidieron cortar el acceso a las redes sociales y a otros sitios webs de uso generalizado, entre los que se encontraban Twitter, Youtube, Linkedin, Xing… además de la prensa local y nacional. No es que yo esté en total desacuerdo con este tipo de restricciones porque existe mucha picaresca, y donde trabajan alrededor de dos mil personas es necesario establecer cierto control Pero sí me quejo de que se hiciera de forme indiscriminada y sin explicar claramente los motivos por los que se hacía ni los criterios que se aplicaban. Tampoco se estableció un procedimiento para solicitar el acceso a “sitios vetados” en el caso de que fuera necesario para algunos en el contexto de su trabajo.

Concurso, oposición y emasculación

junio 10th, 2011 by

Como ya indiqué en un post anterior, acceder a una plaza de la Administración sería todo un caso de éxito para muchos. Seguidamente voy a hacer un poco de historia sobre el acceso a la función pública y también haré una original propuesta para que los empleados públicos sean mucho más eficientes, lo que sería un éxito para la Administración. Empezamos:

Aprobar unas oposiciones es un caso de éxito

junio 3rd, 2011 by

Acceder a un puesto de trabajo en la Administración Pública es la ilusión y el objetivo de una gran parte de la población en edad de trabajar, por eso, para muchos, conseguir aprobar unas oposiciones sería un auténtico caso de éxito, quizá el mayor éxito de su vida laboral. Por eso, desde aquí os voy a dar unos consejos para lograrlo. Bueno, en realidad no son consejos, sino información privilegiada que os permitirá afrontar unas oposiciones con algo de optimismo.

Un absurdo caso de éxito

junio 1st, 2011 by

Hace ya algunos años me propuse un reto: ganar un pequeño concurso periodístico local sobre las TIC para poner en evidencia al tribunal que de técnico no tenía nada. Así que el reto que me propuse no fue simplemente ganar el premio con un artículo de opinión, sino hacerlo con un artículo sin pies ni cabeza.